Saltear al contenido principal
Rompiendo Estereotipos: La Mujer Arquitecta Técnica

Rompiendo estereotipos: la mujer arquitecta técnica

De una presencia prácticamente anecdótica, durante los últimos años la mujer se ha posicionado con fuerza dentro del sector de la arquitectura técnica

Aunque a lo largo de la historia la mujer ha ido teniendo presencia en el sector de la construcción, si es cierto que no se le ha reservado el papel protagonista. Uno de los primeros testigos que habla de esta vinculación lo encontramos en el Libro de los Oficios de la ciudad de París, donde se explica que, en el siglo XIII, las mujeres no ejercían de maestros de obras, pero sí dirigían talleres y lideraban equipos. No obstante, donde aparece un nombre más elevado de mujeres es en las áreas de transporte y suministro de materiales. La tendencia, sin embargo, no mejoró en los siglos siguientes, no obstante empezaron a aparecer los primeros reconocimientos con la francesa Katherine Briçonnet (1494-1526) o la inglesa Lady Elizabeth Wilbraham (1632 a 1705).

 

Finlandia fue el primer país que permitió el acceso de las mujeres a estudios vinculados a la construcción, sin embargo, necesitaban un permiso especial para graduarse. La primera mujer en graduarse en el Instituto Politécnico de Helsinki fue Signo Hornborg en el 1890 con una formación tecnológica. Unos años después, en 1902, Julia Morgan se convertía en la primera mujer del mundo titulada en arquitectura, habiendo cursado sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de París. En España, Elvira de Azúa Gruart fue la primera mujer en colegiarse. Fue en el Colegio de Aparejadores de Barcelona, ​​en 1933. La siguió, Matilde Ucelay quién se licenció el 1936 en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Madrid. El empuje de estas mujeres y las que siguieron, abrió un importante camino, dentro de un sector tradicionalmente dominado por hombres.

 

Hoy día, la construcción es un sector dinámico y en constante crecimiento que cuenta con una importante presencia de mujeres. Las cuales representan el 20,76% de las colegiaciones en Arquitectura Técnica e Ingeniería de la Edificación. Un incremento que ha aumentado más de un 13% en 20 años. Aunque la brecha de género en cuanto a la inserción laboral sigue bastante desigual, tal y como muestran los últimos datos de la “Encuesta de Población Activa”, poco a poco las mujeres van tomando fuerza en su posicionamiento dentro del sector de la Arquitectura técnica. Iniciativas como Women can build favorecen estos pequeños grandes cambios, pues trabajan para la elaboración de una serie de medidas de formación y sensibilización para conseguir que el sector sea más igualitario.

 

Los tiempos han cambiado, y ahora las mujeres tienen presencia en todos los perfiles profesionales de la construcción, ocupando cualquiera de los trabajos que tradicionalmente habían ocupado hombres. No obstante, somos conscientes de que todavía hay un largo camino para terminar de romper los estereotipos y prejuicios que aún se ven a pie de obra. A nivel universitario, el número de alumnas no deja de crecer con cada nuevo curso. Un claro ejemplo lo vemos con los datos de la Escuela Universitaria de Arquitectura Técnica de la Universidad de La Coruña, donde el pasado curso se matricularon 29 alumnos, de los cuales 19 eran mujeres. Estos datos son alentadores, pues representan un cambio de mentalidad, representan nuevas generaciones de mujeres arquitectas técnicas que luchan y lucharán para construir nuevos retos bajo una realidad con condiciones más equitativas. Con unos estudios que les preparará para un gran número de salidas profesionales, a partir de las cuales construirán sus futuros.

Volver arriba