Saltear al contenido principal
Las 7 Claves Para La Construcción De Edificios Saludables

Las 7 claves para la construcción de edificios saludables

¿Alguna vez has pensado la cantidad de tiempo que pasamos dentro de edificios? Te ahorramos los cálculos: pasamos hasta un 90% de nuestro tiempo de vida. Por lo tanto, no puede existir ninguna discusión respecto a la gran repercusión de los edificios en nuestra salud y bienestar.

 

Los arquitectos técnicos se presentan como una de las principales figuras para promover, impulsar y garantizar un proceso edificatorio que favorezca la salud y las condiciones de vida de las personas que comparten espacio vital en grandes y pequeñas ciudades.

 

Los edificios que cuidan la salud de las personas no son ciencia ficción: es el reto que tiene por delante la Arquitectura Técnica. Los materiales con los que levantamos edificios no pueden contribuir a la contaminación, a la generación de enfermedades e incluso a la mortalidad. Está comprobado que las deficientes condiciones de habitabilidad incrementan el riesgo de enfermar, acortan la vida y comportan un descenso del bienestar.

 

El compromiso de la Arquitectura Técnica para un futuro sostenible se puede resumir en las 7 claves que se deben seguir para construir un edificio saludable, según la guía publicada por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) conjuntamente.

 

La calidad de vida en las ciudades reside en estos puntos. A continuación, los detallamos:

 

  1. Bienestar térmico

Dolores de cabeza, fatiga, pérdida de capacidades, irritabilidad o alteraciones cardiacas pueden deberse a condiciones térmicas desfavorables. En España existen 12 millones de viviendas que cumplen unas condiciones de habitabilidad por debajo del confort deseado y que precisan una rehabilitación energética.

 

Así pues, no estamos hablando solo de nuevas construcciones, también estamos hablando de rehabilitaciones de edificios, que permitan reducir las pérdidas de calor, el ahorro energético y poner fin a las emisiones contaminantes.

 

El bienestar térmico es un concepto subjetivo. Los últimos estudios apuntan, además, que el placer térmico está más relacionado con el cambio de situaciones ligeramente incómodas a estados de equilibrio que con condiciones ambientales agradables.

 

  1. Calidad del aire

Según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, las infecciones graves del tracto respiratorio inferior achacables a la contaminación del aire interior explican el 4,6% de todas las muertes y el 3,1% de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) en niños de cero a cuatro años.

 

La combustión deficiente o la falta de mantenimiento de calderas, por ejemplo, son causas indirectas de enfermedades que no debemos tomar a la ligera. Las nuevas construcciones deben ser el fin del problema a la exposición elevada de agentes perjudiciales en el interior de los edificios. Sin embargo, en algunos casos, el origen de la problemática puede deberse a la falta de mantenimiento.

 

  1. Productos saludables

Si cada vez te generan más interés los productos naturales, ecológicos o que respetan el medio ambiente… ¿Cómo no puede interesarte de los productos constructivos que se han utilizado en la construcción de una vivienda?

 

Es cierto que estos productos cumplen con las exigencias de la legislación, aunque no se han estudiado desde un punto de vista tan exhaustivo: no se han examinado con detención el impacto medioambiental que generan, sus efectos fisiológicos o incluso los psicológicos.

 

Los avances científicos han podido evidenciar que algunas emisiones son claramente perjudiciales para la salud, así como ciertas personas pueden desarrollar enfermedades o dolencias al estar en contacto con determinados productos. El amianto, la creosota o el plomo son productos tóxicos que, en caso de exponernos a ellos, provocan efectos muy negativos para la salud.

 

El diagnóstico e intervención de los edificios será determinante para conseguir eliminar totalmente los productos tóxicos conocidos.

 

  1. Protección ante el ruido

El buen aislamiento entre viviendas no solo favorece la convivencia social, sino que también permite reducir drásticamente la contaminación acústica, uno de los principales problemas de salud medioambiental en Europa.

 

Las exigencias normativas y prestacionales que marca el CTE permitirán la construcción de edificios de niveles de comportamiento acústico aceptables, siempre y cuando se ejecuten eficientemente y se tomen las soluciones constructivas y puentes acústicos pertinentes.

 

No obstante, los edificios existentes son los que deben preocupar a las ciudades. Es necesario impulsar una búsqueda de la mejora de las condiciones acústicas, puesto que en gran cantidad de inmuebles presentan un déficit importante.

 

  1. Iluminación

La vivienda residencial no posee una legislación vigente que regule los parámetros de las condiciones lumínicas en el interior.

 

La iluminación ideal de un espacio debe cumplir cuatro factores principales para satisfacer la salud ocular de los ocupantes: la iluminancia media mantenida, uniformidad mínima de iluminancia, el factor de deslumbramiento y el rendimiento de color. Estos parámetros se indican en la norma UNE 1246 con el objetivo de asegurar el confort visual, prestaciones visuales y la seguridad de los usuarios.

 

Salvo actividades puntuales, como leer, navegar en el ordenador o ver la televisión, el valor de iluminancia media mantenida mínima serían 500 lux, la uniformidad mínima de iluminancia de 0,60, un valor UGRL (referencia del deslumbramiento) de 19 y un rendimiento de color de las luminarias de 80.

 

  1. Accesibilidad

En pleno siglo XXI todas las personas sin excepción no deberían tener ningún impedimento para desarrollar su vida en espacios comunes, y mucho menos en sus propias viviendas. Contrariamente a lo que podemos pensar, la accesibilidad en las viviendas no es un problema de unos pocos, es un problema que nos afecta a todos.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece relación entre vivienda y salud mediante cuatro parámetros interrelacionados: el hogar (significado social y emocional que las personas dan a su vivienda); las condiciones físicas de la vivienda; el entorno físico; y el entorno social (comunidad) del barrio donde está situado el inmueble.

 

Cualquier acondicionamiento de accesibilidad en una vivienda comporta mejoras colaterales, pues los espacios pueden ser utilizados por cualquier persona, lo que supone beneficios para la salud. Los colores, las texturas, el orden o la luz permiten obtener diferentes ventajas, como reducir el estrés.

 

  1. Calidad del agua

Somos agua: estamos formados entre un 50% y un 70% de agua, principalmente en el interior de las células… ¿Pero sabemos lo que bebemos? Lo cierto es que se comprueban hasta 53 sustancias antes de distribuir el agua considerada como potable para el consumo, lo que demuestra un interés para proveer agua de buena calidad.

 

Es imposible que los usuarios de los edificios alcancen una buena salud sin calidad en el agua. Según los informes del Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo (SINAC), publicados en 2016, más del 96% de las aguas cumplen con los criterios fijados para los análisis completos de todas las variables exigidas y otras no oficiales, pero sí recomendables.

 

Podemos decir que la calidad del agua en España está asegurada por el momento casi totalmente, pero es un tema que precisará en el futuro un control riguroso como el que se está desarrollando en la actualidad.

 

Como hemos visto, el bienestar térmico, el ruido, la calidad del aire, la Iluminación, los materiales biocompatibles, la accesibilidad o la calidad del agua son parámetros cruciales para asegurar la salud de los usuarios de la vivienda, tanto a nivel físico como psicológico.

 

Los arquitectos técnicos serán los responsables, gracias a los avances científicos y tecnológicos, de construir las ciudades del futuro que sus habitantes necesitan. Si quieres formar parte de este reto profesional y vital, no dudes en formarte en esta disciplina. ¡Conoce las universidades españolas donde puedes cursar Arquitectura Técnica!

Volver arriba