Saltear al contenido principal
El Confinamiento Ha Puesto En Evidencia La Necesidad De Mejorar Y Corregir Las Viviendas

El confinamiento ha puesto en evidencia la necesidad de mejorar y corregir las viviendas

El confinamiento nos ha obligado a pasar más horas en casa que nunca, haciendo evidente diferentes necesidades, no solo en las viviendas más antiguas, sino también en las recién construidas. Y es que muchas de ellas carecen de luz natural, de una ventilación adecuada, de espacios flexibles o terrazas. Elementos muy valorados en estos días, que han condicionado indudablemente la calidad del ambiente interior en nuestras casas. Y que seguro harán replantearse a más de uno la elección de la próxima vivienda de alquiler o compra, pues está claro que cuando esta crisis termine valoraremos más la configuración de nuestras casas. Asimismo, también habrá los que repensaran sus viviendas, pues a veces no es una cuestión de recursos, sino de diseño.

 

La vivienda del mañana tendrá que contar con una distribución más flexible, con espacios diáfanos, polivalentes e integrados. Y ser fácil de adaptar a nuevas funciones, como por ejemplo, como hemos visto en estos días, en oficina improvisada. De hecho, el teletrabajo ha tenido y tiene la mayor oportunidad de su historia y, aunque esta modalidad de trabajo ha vivido un incremento notable en los últimos años, el confinamiento marcará un punto de inflexión. Por otro lado, también conducirá a nuevos replanteamientos y a una inevitable evolución en el diseño de espacios de oficina o espacios alternativos para trabajar como el coworking o la propia vivienda. 

 

La situación ha abierto un importante debate en el que profesionales del sector coinciden en que es un buen momento para replantear muchas cosas y avanzarse a la norma. Sin duda, es necesario mejorar la relación entre los pisos y el exterior, ya sea con balcones y terrazas o potenciando el uso y tamaño de las zonas comunitarias, como la portería, la escalera o el terrado. Asimismo, a nivel interior, se ha visto que las casas que mejor funcionan son las que cuentan con diferentes estancias que pueden acoger diferentes usos. Y es que todo esto ha hecho plausible que necesitamos espacios más indefinidos, para adaptarlos a las necesidades de cada momento.

 

Sin duda, la pandemia ha puesto en evidencia que construir edificios saludables es totalmente necesario, pues no existe discusión respecto a la repercusión de éstos en nuestra salud y bienestar. Actualmente, apenas 2,3 millones de viviendas han sido construidas siguiendo el Código Técnico de la Edificación que entró en vigor el pasado 2006 y que exige una mayor calidad constructiva. En el resto, la falta de iluminación, ventilación o accesibilidad son características bastante comunes. Por lo que es muy probable que toda esta situación estimule nuevas normativas que mejoren tanto los espacios privados como comunes. Asimismo, el uso de materiales y acabados antimicrobianos, será otro de los recursos que está claro, más se utilizarán.

 

El Arquitecto Técnico, sin duda, tendrá un papel protagonista en la gran revolución en el mundo de la construcción y de la edificación, ante la voluntad de mejorar los espacios tanto privados como públicos, desde los compartidos por una misma comunidad a los compartidos por toda una ciudad. Se avecinan cambios importantes.

 

Volver arriba