Saltear al contenido principal
Arquitectura Técnica, Entre Las Carreras Con Mayor Futuro En Los Rankings

Arquitectura Técnica, entre las carreras con mayor futuro en los rankings

Cada año el Departamento de Trabajo de Estados Unidos realiza un ranking de carreras universitarias con mayor futuro laboral. Así pues, anualmente ofrece una lista de un centenar de profesiones ordenadas en función de la demanda de empleo en los últimos años.
 

No es ninguna sorpresa la buena proyección de las carreras tecnológicas o de ciencias de la salud. Ingeniería del Software, Odontología, Enfermería, Medicina o Matemáticas se sitúan en las primeras posiciones de este ranking. No obstante, cabe señalar que dentro del top-20 se consolida Arquitectura Técnica en undécima posición.
 

Es cierto que los datos no se centran en España, sin embargo, estamos de acuerdo en que Estados Unidos marca una pauta que puede aplicarse a países desarrollados por su estabilidad económica.
 

La prueba de que las cifras estadounidenses son perfectamente extrapolables al panorama español es que en nuestro país las disciplinas STEM y las carreras relacionadas con las ciencias de la salud también gozan de una gran previsión respecto al empleo a corto plazo.
 

Economía, Administración de Empresas o Derecho, que anteriormente habían liderado esta lista, descienden su posición aunque siguen contando con una buena tasa de empleabilidad. Por el contrario, carreras como Historia, Historia del Arte, Bellas Artes o filologías siguen manteniendo una empleabilidad baja.
 

Más allá de las buenas cifras, no se puede obviar que la vocación debe ser un factor determinante en el momento de elegir la carrera universitaria que se quiere cursar.
 

Si te interesa el campo de la edificación, el Grado de Arquitectura Técnica es tu mejor elección. Podrás encaminar tu vida profesional al desarrollo de diferentes actividades: la dirección de la ejecución material de la obra, su organización y planificación, el control de calidad, la prevención y seguridad laboral, la economía, y el control de costes y gestión, entre otras.
 

Volver arriba