Saltear al contenido principal
Arquitectura Sostenible Para Reactivar Ciudades

Arquitectura sostenible para reactivar ciudades

Edificios en ruinas se han convertido en guarderías, centros cívicos, academias de danza, escuelas o espacios polivalentes sostenibles y enérgicamente eficientes, aprovechando todos los elementos arquitectónicos disponibles, utilizando nuevos materiales para los elementos añadidos, repensando la ventilación para que la energía consumida sea la menor posible, optimizando la luz y la temperatura, reutilizando el agua de lluvia y residual y, sobre todo recuperando esos espacios que las ciudades daban ya por perdidos.

La guardería Patufet, por ejemplo, está ubicada en el parque de la Remunta de L’Hospitalet de Llobregat. Allí se erigían unas antiguas caballerizas del ejército en ruinas, en un entorno de descampados y fábricas. La transformación ha conseguido que se aproveche el sol hasta el último de sus rayos, con interiores de madera que aíslan de la temperatura exterior y hacen del espacio un lugar energéticamente eficiente.

Rehabilitación de edificios maltrechos ahora destinados a vivienda social que observan tres criterios básicos: la responsabilidad urbana, social y energética. Antiguas fábricas en desuso convertidas en factorías de creación artística, con grandes ventanas y cierres modulados, y halls que permanecen siempre abiertos para las necesidades del barrio; construcciones con materiales sostenibles y reguladores de la energía; o calles empinadas repletas de viviendas unifamiliares precarias, construidas con las manos de sus propios inquilinos, convertidas ahora en pequeñas plazas de uso público y vertebradoras de la vida social del lugar.

Un ejemplo es el proyecto Ressò en Sant Cugat del Vallès que proponía una edificación de bajo consumo energético construida con materiales de bajo impacto. Se mezclaron madera y acero, se utilizaron sistemas desmontables y reutilizables, se colocaron placas solares y térmicas, se alzó la base con un centenar de pequeños apoyos para evitar humedades, se ubicaron unos tubos situados en la cubierta para captar el agua de lluvia para uso sanitario y calefacción  y se orientaron las fachadas para aprovechar al máximo la radiación solar. Una muestra de arquitectura bioclimática 100%.

Volver arriba